Por Percy Gonzales

El efecto más común asociado con un vidrio tratado térmicamente es la distorsión que deforma las imágenes transmitidas a través del vidrio o reflejadas desde la superficie del vidrio. Por ejemplo, las líneas rectas resultan en una ligera desviación del vidrio ópticamente plano que se ven como curvas, onduladas o serpenteantes.
Para endurecer térmicamente el vidrio se coloca sobre unos rodillos que lo pasan por un horno. El lado inferior está en contacto con los rodillos y se espera que el lado superior alcance la misma temperatura. Este es el factor principal que causa la distorsión de la onda de rodillo en los vidrios, además de la diferencia de temperatura en el horno. Esta distorsión se magnifica cuando el vidrio se aplica en fachadas de edificios.
La distorsión de la onda del rodillo, sólo se puede reducir, no eliminar. No existe en las normas ASTM u otras una definición de cuánta distorsión es aceptable para los fabricantes de vidrio. En consecuencia, es importante que los propietarios de edificios, arquitectos y contratistas generales expresen claramente sus expectativas antes de la adquisición del vidrio.
 

Deja un comentario

error: ¡Página protegida!